No sé tú, pero sí he recibido mensajes para corregir algún error ortográfico en mis redes sociales y web. Antes mi primera reacción era enfado, no por quien me escribía, sino por el imperdonable error que había cometido.

Aquella falta ortográfica duraba más de una semana en mi cabeza dando vueltas, es más, creo que se convertía en pesadilla en mis noches. No estoy exagerando, es cierto.

Hoy lo asumo con gran normalidad, tranquilidad y humildad, y aunque no quiero que la frase “Errar es de humanos” se convierta en la mejor excusa para escribir mal, SOMOS HUMANOS y sí podemos equivocarnos, siempre y cuando se aprenda del error.

Cuatro elementos para corregir

Corregir es una forma de promover la buena escritura y respeto por nuestro idioma.

Quizás nos encontremos con personas pesadas que no toleran que sean corregidas, ni siquiera en privado, pero no subestimemos el deseo de aprender de los demás.

Aquí están los cuatros elementos que recomiendo que reúnas para corregir a otros en redes sociales:

1. Corregir bien: Si vas a corregir a otros, escribe bien tú y has una revisión antes de enviarlo. Poner “No se escrive ‘a tomado mucha agua’, es ‘ha tomado’ del verbo haber ”. No quieras ser un conejo hablando de orejas.

2. Humildad: Sé humilde con tus palabras y educado en la forma de expresarlo. Que se sienta que realmente quieres ayudarlo y no humillarlo. Sé breve, nada de exponer un listín del error, no te creas mejor que los demás.

3. Destaca lo positivo: Identifica  algún aspecto positivo que puedas señalar del contenido, fotografía, etc. del escrito para que puedas comenzar con un buen aporte acerca de la publicación. “Con este comentario das en el clavo, buena reflexión. Lo leí completito y encontré estos detalles, que creo, podrías mejorar”.

4. Por mensaje privado: Si detectas faltas ortográficas, escríbele en privado a esa persona. Corregir en público, con un comentario en las redes sociales o en la web, no es la mejor opción. Se corrige en privado, se felicita en público.