Estoy casi segura que si estás trabajando tu marca personal, emprendiendo… y tienes presencia en redes sociales, te gustaría contar con una amplia comunidad de seguidores.

Y aunque el tema de la cantidad no tiene valor en sí mismo (verás por qué más adelante), nos obsesionamos por tener muchos seguidores en Instagram.

Tengo que confesarte que muchas veces quisiera que fuera tan fácil como pestañear, pero no es tan sencillo. Quizás por eso en me he visto tentada a comprar seguidores en dos ocasiones. ¿Te ha pasado lo mismo?

La primera vez estaba en Google buscando una página web confiable para “invertir” mi dinero hasta que encontré un artículo que me recomendaba todo lo contrario. Planteaba un buen ejemplo de por qué era una mala idea irse por el camino fácil.

Lo leí y desistí de la idea, pero mi entusiasmo duró poco. No pasó ni un mes y la idea de la compra de seguidores en Instagram volvió a mí.

Sé que no era un acto ilegal; se trataba de construir una gran mentira, una fachada falsa de influencer. Lee aquí mi historia, y ¿por qué cambié de opinión?

Cuando una cuenta me sigue suele conocer de qué o quién se trata para generar un intercambio a través de “me gusta” y comentarios.

Hubo una cuenta que llamo mi atención (me reservo su nombre). Tenía 47.7k seguidores, 4,536 seguidos y apenas 25 publicaciones.

Al revisar las primeras 10 publicaciones en promedio alcanzaba 27 “me gusta” y CERO COMENTARIOS. Era un completo cementerio de seguidores.

Y tú, ¿quieras una cuenta así? Ahora ya sabes por qué la cantidad de seguidores no es tan importante. Entre una cuenta de 47,700 y otra de 1,400 (la mía) generaba más movimiento. Cantidad, no mata a calidad.

En las redes sociales se busca compartir y se espera que sea una interacción dinámica de ambos lados para generar una audiencia comprometida y aliados que sean embajadores de tu marca.

¿Cuál es mi estrategia para calmar mis ansias de seguidores en Instagram?

Amar y valorar mi oscuridad

Suena algo raro. Lo sé. Te comento la razón. Hace unos días releía el libro Reinicia escrito por Jason Fried y David H. Hansson y explicaba la ventaja del anonimato, de estar en las sombras.

Afirmaba que cuando estás en la oscuridad, cuando nadie te conoce es la mejor oportunidad para cometer todos los errores que puedas.

“Sigue afinando lo que estás haciendo. Ajusta los defectos. Pruebas cosas nuevas. Nadie te conoce todavía, así que no pasa nada si metes la pata. El anonimato protege tu ego y mantiene la confianza en ti mismo”.

Entonces, ¿por qué querer acumular tanto seguidores si apenas estoy comenzando? Si estás pensando comprar seguidores hazte la misma pregunta. Quiero vivir mi etapa de cometer error, probar lo que realmente funciona y cambiar lo que podría ser mejor.

Nota: Al final lo que realmente vale es la calidad de tus seguidores. Prefiero tener tres seguidores vivos, que un cementerio de miles. Confío en que paso a paso construiré una verdadera comunidad en @LusverlynArias.